martes, 27 de octubre de 2009

Dirigente política, pide a altas instancias del PRD resolver conflicto interno en Jaragua.



Jaragua Prov. Bahoruco- En el municipio de Jaragua, la dirigente Perredeísta y pre-candidata a sindico Norkis Ferreras llamo a las altas instancias de esa organización política, solucionar la crisis que afecta actualmente ese municipio, luego de celebradas las convenciones para elegir a su presidente y secretario general el pasado 27 de septiembre.

Ferrera dijo que a raíz de la celebración de dichas convenciones, existe una especie de inercia que mantiene paralizados los trabajos del partido blanco en ese municipio.

Ferreras dijo que por ahí viene una convención interna que esta a “boca de jarro” y este proceso puede ser afectado por los resultados del pasado proceso interno, el cual fue incidentados por personas que encontraron los resultados esperados en el proceso.

Dijo que la inercia se mantiene por el hecho de algunos grupos que no encontraron los resultados esperados en este proceso entienden que el partido debe estar hoy de cabeza, algo que le inquieta sobremanera y que no acepta, porque el PRD lo forman las bases.

Dijo que estas no deben pagar las consecuencias de lo que provocaron la situación, por lo que pide a las altas instancias del partido, bajar a este municipio y resolver la situación, sentándose con las partes envueltas en el conflicto interno.

Dijo que como buena Perredeísta no permitirá que las cosas sigan como van por lo que llamo a las bases, pronunciarse al respecto, aglutinándose en vigilia en el local del partido en ese municipio.

“Nosotros queremos que las altas instancias del partido, bajen a resolver este problema, que bajen a poner un presidente porque el partido esta acéfalo; queremos un 2010 de trabajo, para un 2012 victorioso, porque queremos síndicos, regidores, pero en las condiciones actuales no lograremos llegar muy lejos” dijo Ferreras.

Dijo que el proceso interno fue incidentazo, hasta el punto de comentarse el secuestro y quema de urnas, situación que mantiene en el limbo los trabajos de cara a las convenciones del Partido Revolucionario Dominicano.